EL 25% DE LOS HOGARES ARGENTINOS SUFRE CARENCIAS HABITACIONALES

 
Los planes oficiales de crédito hipotecario ni el crecimiento económico alcanzaron para corregir el déficit entre quienes más lo sufren; análisis por provincia
Por Juan Pablo De Santis  | LA NACION

Link a nota original: http://www.lanacion.com.ar/1486038-argentina-un-pais-con-enormes-diferencias-para-conseguir-una-vivienda

Ningún rincón del país escapa al déficit habitacional. Pero la distribución de esos hogares precarios o de tenencia irregular marca enormes diferencias entre las provincias. La suma de las partes es mucho más que el todo, o al menos, no lo representa.

Del análisis surgen enormes disparidades. Por ejemplo, mientras en Formosa 1 de cada 2 hogares experimenta algún tipo de déficit habitacional, en la Ciudad de Buenos Aires esa carencia se reduce a 1 de cada 10.

La cantidad de familias que viven en ranchos, casillas, pensiones, inquilinatos, locales, casas precarias o bien posee una unidad de modo irregular (la ocupa ilegalmente, vive de prestado o en su lugar de trabajo). A nivel país, el 25,4% de los hogares, unos 3.095.312, posee algún tipo de déficit de vivienda ; mientras que al momento del Censo 2001 era del 30%. El dato surge de una comparación entre ambos censos en todas las jurisdicciones según el régimen de tenencia del hogar.

Si bien en todas las jurisdicciones hubo progresos en diez años, los problemas de acceso a la vivienda parecen ser estructurales. Claramente el Norte argentino es el área más perjudicada y que evidencia la falta de oportunidades en el acceso a una vivienda digna: en Formosa, Chaco y Misiones, el déficit habitacional promedia al 50% de los hogares. En todas ellas el mayor problema es la presencia de casas con piso de tierra o ladrillo suelto o que no poseen agua por cañería o inodoro.

En el otro extremo están la Capital Federal, La Pampa y Santa Cruz con porcentajes que oscilan entre el 13,1% y 18,8%. Asimismo, el conurbano bonaerense es el área más representativa de la media nacional con 25,7%.

EL DATO. Se consideraron a todos los hogares que revisten condición “precaria” (casas precarias, ranchos, casillas, pensiones, inquilinatos, locales y viviendas móviles) y de “tenencia irregular” (casas y departamentos ocupados, prestados para vivir u ocupados por relación de dependencia).

LA NO RECETA DEL CRECIMIENTO

Para Dan Adaszko , sociólogo investigador del Observatorio de Deuda Social de la UCA, “en los últimos años se construyeron viviendas sociales para los sectores más vulnerables y a la par se edificaban nuevas casillas precarias, lo que tuvo como resultado un sostenimiento del nivel de déficit de viviendas”.

El alto crecimiento de la economía no resolvió el problema habitacional. Se edificaron nuevas viviendas sociales, pero también nuevas casillas.

La receta del crecimiento alto económico no resolvió al problema de la vivienda digna, aunque también vale considerar que a cada gobierno local le cabe su cuota de acción. “Las enormes divergencias entre provincias se deben fundamentalmente a la migración interna por falta de oportunidades. Muchas familias se trasladan a otras regiones, principalmente áreas metropolitanas”, explica Adaszko y agrega que “esto traslada el problema a las zonas de destino que no están en condiciones de ofrecer tierra y vivienda para todos”.

Esta tesis encuentra sustento en zonas muy poblados. En 2010 el observatorio Infohábitat de la Universidad Nacional de General Sarmiento encontró un crecimiento de villas y asentamientos en el área metropolitana de Buenos Aires. Aunque contribuyen al fenómeno, la pobreza y la migración no son las únicas explicaciones posibles: el alto precio de la tierra para los sectores populares, el agotamiento de suelo ocioso con servicios públicos y las dificultades para adquirir tierra legalmente son elementos decisivos.

CRÉDITO HIPOTECARIO IMPOSIBLE

De acuerdo a un informe de SEL Consultores, especializados en economía y desarrollo, en los centros urbanos del país, más de la mitad de la población alquila o vive en condiciones de carencias graves o hacinamiento. En todos estos hogares el crédito hipotecario barato sólo es equiparable a un sueño: en uno de cada tres nadie trabaja en blanco y el promedio de sus ingresos familiares no superan los $4500.

Adaszko, desde la UCA, suma tres características que no escapan al problema de la vivenda propia y digna: retraso en la construcción de viviendas sociales durante cuatro décadas, falta de una política coordinada para revertir desequilibrios regionales e insuficiencia de crédito.

Los datos oficiales son por demás elocuentes: en 2003 el crédito hipotecario era 2,9% del PBI; en 2007, un año después del plan gubernamental de inquilino a propietario , pasó a 1,7%; y en 2011, 1,3%.

La caída del crédito hace que más gente entre al régimen de alquiler y que el mismo se encarezca. Hace cinco años el 16,5% de los hogares era alquilado; hoy llega al 19,8%, según un trabajo de SEL sobre los microdatos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC.

¿A QUIÉNES VAN LOS CRÉDITOS DEL GOBIERNO?

Hace poco más de dos semanas, el Gobierno nacional lanzó el Programa de Créditos Argentinos(Procrear) que promete prestar hasta $350.000 para edificar o comprar una vivienda. Se fondea con dinero de la Anses y tiene una tasa de interés promocional. Quizás los principales beneficiarios sea la clase media que alquila.

A los sectores más pobres, donde residen las condiciones más dramáticas y recurrentes del déficit de vivienda, les será extremadamente difícil conseguir un crédito a 20 años (aunque sea barato). La alta incidencia del empleo en negro, la inestabilidad laboral y los bajos ingresos les hace casi imposible obtener uno de estos préstamos.

El gran núcleo de déficit habitacional está en la base de la pirámide: 7 de cada 10 personas con carencias hogareñas están en el 20% más pobre de la población y viven hacinados, sin baño y/o sin título de dominio formal de su casa.

Equipo LN Data. Cualquiera de nuestros lectores puede descargar los documentos procesados en su PC. A partir de los mismos, es posible llegar a nuevas conclusiones particulares, cruzar variables con otras y descubrir, tal vez, otras conclusiones de interés social. Si se animan, no dejen de avisarnos, posteando un comentario o enviándonos un mail a LNdata@lanacion.com.ar

Podés bajarte todos los datos utilizados desde Google Documents (ver aquí)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: